Economía Circular - ¿Qué es?

PorEquipo Digiplanet 0 comentarios

Economía Circular – ¿Qué es?

 ¿Qué es la Economía Circular y cómo formar parte del movimiento?

  

 La Economía Circular  es un modelo económico basado en la reducción, reutilización y el reciclaje. Tiene como objetivo reducir el desperdicio al mínimo, prolongando al máximo la vida útil de los productos. Cuando este ciclo de vida llega al fin, todos los elementos que serian desperdiciados son reaprovechados para fabricar nuevos productos, reduciendo así la extracción de materias primas del medio ambiente y la producción de sustancias tóxicas para el planeta.

 

Este concepto surgió de la necesidad de contrarrestar la tendencia al crecimiento de la población y la consiguiente presión sobre los recursos naturales, que son escasos. La economía circular se opone al sistema productivo actual: la economía lineal, basada en el proceso de extraer -> producir -> utilizar -> desechar. En este modelo económico insostenible, los productos se fabrican a partir de materias primas extraídas de la Tierra y, cuando llegan al final de su ciclo de vida, se tiran a la basura, sin casi ningún tipo de reutilización.

Cada año agotamos más rápido los recursos naturales disponibles. En 2019, el 29 de julio fue la fecha en la que consumimos lo que estaba destinado a todo un año, con todavía 5 meses por delante. Los recursos del planeta Tierra son finitos y cada vez más escasos. La extracción de materias primas para la fabricación de productos consumidos por el hombre tiene como consecuencia directa un enorme gasto energético y emisiones de gases contaminantes a la atmósfera.

Cada vez es más urgente un cambio radical en la cadena de producción, en el uso de los recursos e incluso en la forma de consumo. La transición a la economía circular es la respuesta a los problemas medioambientales causados por el modelo lineal, pero implica un cambio total de paradigma en la organización social y económica.

  

Pero, ¿cómo contribuir a la economía circular?

 

 REUTILIZA

 El camino principal es la reutilización y eso sirve para cualquier cosa, ya sea un smartphone, una prenda de vestir o una bolsa de plástico. No descartes los productos sin necesidad y utilízalos hasta que sean totalmente inútiles. Si el producto ha sufrido algún daño, intente arreglarlo en lugar de comprar uno nuevo. Y si ya no satisface en absoluto tus necesidades, busca a alguien que pueda quererlo en lugar de deshacerte de él.

RECICLA

 Si ya no es posible reutilizar, asegúrese de reciclar correctamente. Hoy en día se puede reutilizar casi cualquier tipo de basura, ¡incluso la electrónica! Haciendo un correcto reciclaje, los materiales o productos que se desperdiciarían tendrán una nueva vida, entrando en la economía circular.

 Nota: En el caso de los equipos electrónicos, asegúrese de NO tirarlos a la basura normal. En https://www.ecolec.es/  puedes consultar los centros de recogida de residuos electrónicos más cercanos a ti para asegurarte de que se reciclan correctamente.

 

ROPA

 En los últimos 15 años, el ser humano ha duplicado la producción (y el consumo) de ropa. Además de estos datos preocupantes, estas mismas prendas se visten cada vez con menos frecuencia y acaban en la basura. La industria de la moda rápida, la denominada fast fashion, es la segunda más contaminante del mundo. Esta industria produce ropa muy rápidamente, normalmente en países subdesarrollados, con materiales muy baratos y contaminantes, obteniendo así un precio final accesible para la mayoría de los compradores.

La solución pasa por no compactar con marcas sin valores sostenibles. Busca tiendas en el comercio local que practiquen precios justos, utilicen material de calidad y mano de obra cualificada. Compre sólo lo que necesite y sepa que lo va a utilizar y no lo consuma por impulso. Busque piezas de mejor calidad que duren más tiempo. Puede que cueste más de entrada, pero es ropa que dura mucho más. Busca también tiendas de ropa de segunda mano, con precios muy atractivos y productos 100% reutilizados. Por último, la ropa o los zapatos que ya no vayas a usar puedes venderlos o donarlos.

COMIDA

 En la actualidad, la industria alimentaria sigue un modelo de producción en masa para satisfacer las necesidades del crecimiento de la población y el consumismo. El 31% de los alimentos producidos ni siquiera llegan al plato, y acaban desperdiciándose. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el desperdicio de alimentos provoca el 10% de los gases de efecto invernadero.

Para contribuir a una economía alimentaria más sostenible, puedes empezar por no desperdiciarla. Siempre que sea posible, compra la cantidad justa de comida para que no sobre. Consume alimentos producidos de forma regenerativa y local, garantizando así su origen natural. También hay que aprovechar la comida. ¿Sabías que puedes utilizar la piel de la naranja para hacer té? La cáscara es rica en vitamina C y beneficiosa para la salud.

PRODUCTOS ELECTRÓNICOS

 En 2018 se produjeron 48,5 millones de toneladas de residuos electrónicos (e-trash) en el planeta. En 2019 esa cifra se elevó a 53 millones de toneladas. De esta cifra, sólo el 17% se recicló correctamente. Un estudio realizado por la ONU estima que en 2050 produciremos unos 120 millones de toneladas de basura electrónica.

Según un estudio realizado por Marketwatch, los usuarios compran de media un nuevo teléfono al cabo de 15 meses. Ya sea por el deseo de tener el último modelo, o por un daño cuyo arreglo es casi el precio de un equipo nuevo. La forma más eficaz de contribuir a la economía circular en la electrónica es prolongar la vida de los aparatos, cuidándolos bien. De este modo, se evita comprar uno nuevo tan a menudo y, en consecuencia, todos los gastos medioambientales asociados a su producción.

Escoge siempre reparar antes que sustituir.

En caso de que realmente necesites comprar un equipo electrónico nuevo, puedes optar por uno reacondicionado. Son productos que fueron desechados por el último usuario, pasaron por un riguroso mantenimiento y sustitución de algunas piezas y volvieron al mercado con un precio mucho más asequible y una garantía de 1 año. Este tipo de recuperación da una nueva vida a los equipos tecnológicos y contribuye al modelo de economía circular. El mercado del reacondicionamiento ha evitado el desperdicio de miles de toneladas de residuos electrónicos al año.

 

 

Ingresar

x